¿Qué es el cáncer?

HOME > ¿Qué es el cáncer? > ¿Egoísmo o amor propio?

¿Egoísmo o amor propio?

Si bien hablar sobre lo que significa el amor, es entrar en un tema polémico, controversial, complejo, el sentimiento que más nos cuesta comprender pero que sin duda es el más hermoso que puede experimentar el ser humano.

Desde la psicología se entienden diversas manifestaciones de amor, como el amor filial, romántico, platónico, sexual, materno, erótico, fraternal y todas son importantes para el ser humano como una necesidad fisiológica. La experiencia de ser y sentirse amado provoca actos que determinan nuestra forma de vivir, siendo el eje central de nuestro desarrollo.

           Pero ¿qué hay sobre el amor a sí mismo? muchos lo califican como un acto de egoísmo, de narcisismo, como algo malo porque entre más te amas menos podrás amar al otro.

Freud sostiene que el amor es una manifestación de la libido, y que esta puede dirigirse hacia los demás -amor- o hacia uno -amor a sí mismo-. Amor y amor a sí mismo, entonces, se excluyen mutuamente en el sentido de que cuanto mayor es uno, menor es el otro. Sin embargo diversos autores, filósofos, poetas, psicólogos, escritores, etc. difieren con esta idea, planteando la importancia del amor hacia uno mismo como parte de nuestro bienestar y hasta de nuestra salud física y mental.

           ¿Y cómo llega ese amor por nosotros mismos, se aprende, nacemos con él o con el paso del tiempo tenemos que ir valorando quienes somos para podernos amar? Sin duda todos los seres humanos nacemos con la capacidad de amar, pero no nos han enseñado a desarrollarla de forma sana, crecemos con la creencia de que si hacemos lo que mamá dice, nos comportamos adecuadamente y cumplimos sus expectativas y deseos, ella no nos quitará su amor y seremos merecedores de ser amados. Socialmente se nos enseña que si amas a los demás serás bueno y virtuoso, darse al otro incondicionalmente cueste lo que cueste, ganarse el amor del otro, como si el amor se tuviera que ganar y que el amor, el verdadero amor también duele, estas son falacias que nos mantienen con la idea errónea de cómo debemos y tenemos que ser para ser aceptados y “amados” por los demás, estas expectativas nos impiden ver nuestras virtudes y limitaciones, lo que hace que el esfuerzo excesivo de realizar deseos externos solo genere sentimientos de tristeza y frustración.

           Al hacernos conscientes (si así lo permitimos) descubrimos que ese vacío no se llenará si logramos que el otro nos “ame”, porque nuestra felicidad no la podemos depositar en las manos del otro y hacerlo responsable, en eso también consiste saberse amar, en reconocer que lo que soy y lo que tengo es porque así lo he decidido, son nuestros miedos los que no nos dejan ser feliz y sentirnos amados. Nos han infundido una serie de dogmas que nos llevan al dolor, a la dependencia, al apego compulsivo y la carencia afectiva, y por ende a relaciones enfermizas.

Según Winnicott el amor depende de las capacidades emocionales desarrolladas desde la niñez precoz a partir del vínculo materno e influenciado por la capacidad de la madre, siendo esta la primera experiencia de amor del bebé y al desarrollarse descubre que existe y que el otro también existe, posibilitando que el sentimiento de amor se amplíe.

           Amarnos es parte fundamental en la vida de cada ser humano, sin sentir amor por nosotros mismos sería imposible hacernos conscientes de aquello que nos lastima, que no queremos para nosotros y no sólo provoca dañarnos, sino también a quienes se encuentran a nuestro lado. El amor propio nos permite amar a nuestro prójimo porque experimentamos en nosotros mismos la importancia de sentirnos amados, lo que nos permitirá descubrir relaciones sanas, armoniosas y que nos aporten plenitud y crecimiento, de lo contrario, crearemos relaciones destructivas y tóxicas.

Winnicott dice que, para que ocurra una relación amorosa saludable, es necesario que exista la capacidad de estar solo, la concernencia, la afección o la ternura y el reconocimiento de las diferencias.

           Amarse no es dañar a los demás, no se trata de buscar la felicidad por encima del otro, porque entonces eso no es amor propio, eso es a lo que se llamaría egoísmo y difícilmente si no me quiero, no me respeto y no me amo ¿cómo lo puedo hacer hacia el otro?

           Amarse a uno mismo no debe traer sentimiento de culpa, debemos saber qué lugar ocupamos en nuestra propia vida, tendríamos que pensar primero en ¿cómo podríamos vivir sin nosotros mismos? antes de pensar en cómo vivir sin el otro. Aprender a aceptarme es aceptar al otro tal como es y dejar de condicionarme para forzarme a ser alguien que no soy sólo para gustarle a los demás, recordemos que cada acto que realizamos en función del otro o nuestro, es responsabilidad de cada quien, no podemos culpar al otro porque nadie nos obliga hacer lo que no queremos por mucho que “amemos” a los demás. No podemos ser como los demás pero tampoco los demás pueden ser como nosotros.

Jorge Bucay describe el amor propio de la siguiente manera… Cuánto más disfruto, cuanto más placer soy capaz de sentir, más entrenado está mi amor por mí. Si cuidarte y darte desde el amor me da placer, por qué no pensar que es desde la búsqueda de este placer que yo actúo y ejerzo el amor que te tengo. Cómo no va a ser así, si el amor por ti proviene del amor por mí.

 

Fromm Erich, El arte de amar, 1ra edición, Editorial Paidós Ibérica, 1983. Mtra. Ibet Aguilar. Psicooncóloga Oncoayuda A. C.

post relacionados

10 tips para tus consultas médicas

La leucemia en niños

Cáncer Femenino: Cáncer de colon

¡SÍGUENOS!

publicaciones más vistas

12 / 10 / 2015

El cáncer y el azúcar

Los científicos creen que una molécula de azúcar que se encuentra en la carne de ternera, cordero, y cerdo puede dese...

06 / 01 / 2016

El carcinoma de células de Merkel

El carcinoma de células de Merkel es una enfermedad muy poco frecuente por la que se forman células malignas (cancer...

26 / 10 / 2015

Biología Molecular: Pruebas biomoleculares

Biología Molecular: Pruebas biomoleculares. El cáncer ahora tiene nombre, segundo nombre y ¡hasta apellido! Ahora ex...

publicaciones recientes

18 / 12 / 2017

Un paso entre la obesidad y el cáncer.

Casi todas las pruebas que relacionan la obesidad con el riesgo de cáncer provienen de grandes estudios de cohortes, un...

15 / 12 / 2017

Oficios con altas probabilidades de desarrollar algún tipo de cáncer.

El cáncer, que es una de las principales causas de muerte a nivel mundial y la tercera en México;  se genera por la i...

29 / 11 / 2017

Tratamientos que mejoran la supervivencia ante el cáncer de pulmón-

En un hallazgo que ofrece algunas esperanzas para los que luchan contra el cáncer de pulmón, los investigadores report...